jueves, 13 de agosto de 2015

BON VOYAGE!

Este curso comencé a ir a clase de francés. Es un idioma que siempre me gustó, de hecho en secundaria se me daba bastante bien aunque mi comportamiento poco excepcional solo me permitió una vez llegar al sobresaliente. 
Lo retomé a principio de curso, casi sin acordarme de nada pero con la ilusión de entenderlo como entiendo el inglés. Decirlo es fácil.

Marie, mi profesora, con ese nombre solo podía ser la típica francesa que te imaginas si digo "profe de francés". Rubia, ojos azules, cara dulce y camisa de rayas. Ella, su orgullo de ser de la Bretaña francesa y su simpatía me dieron ganas de esforzarme. Pero no solo eso, Marie, en esa pequeña clase de la facultad de económicas, hizo magia.

Antes de las vacaciones de navidad aprendimos a decir nuestros sueños, deseos. Así que el último día de clase nos preguntó uno por uno que cual era nuestro deseo para el 2015. Lo apuntaba en un papel y lo doblaba muy pequeñito. No sé si los sueños de mis compañeros se habrán cumplido como tampoco sé como el mío llego a hacerse realidad.

Mi deseo fue "VOYAGE", viajar.

VIAJAR. Y a partir de enero de 2015 el deseo se puso en marcha.
En febrero fui a los Indianos, los carnavales bañados por polvos talco de la isla de La Palma. En marzo a Southampton, Inglaterra. En mayo como finalista de Ruta7 a Gran Canaria
Por aquel tiempo me llego una noticia sorpresa. Me habían dado la beca erasmus que había pedido en secreto para ir en Septiembre a estudiar a Lodz, PoloniaTras la noticia quería aprovechar el verano así que después de los meses de estudios y exámenes tenía que celebrar los 20 por lo alto. De festival a BBK live de Bilbao y luego viaje de amigas, sol y playa a la maravillosa isla de Lanzarote
Agosto me ha puesto frenos, y entre tormenta y tormenta de verano todo son preparativos para hacer el viaje más largo que he hecho. El sexto viaje del año, seis horas de vuelo, para quedarme seis meses. 666. Fuera mensaje subliminal. 

Y de Polonia... a dónde sea capaz de llegar. 
El destino es lo de menos porque como decía Nicolás Bouvier: "Uno cree que va a hacer un viaje pero enseguida se da cuenta de que es el viaje el que lo hace a él"

Abróchense los cinturones


MERCI MARIE

viernes, 7 de agosto de 2015

Canarias en el BBK LIVE 2015

La musica une.

Y tanto que une. Lo descubrí este verano en el BBK Live 2015, el primer festival de música con camping al que he ido con una amiga. Allí estábamos, en el camping de Kobetamendi, dos canarias recién llegadas a Bilbao y algo perdidas junto a cerca de 3000 personas de todos los puntos de España y de Europa.

La amistad surgía a la fuerza, solo nos separaban las fibras de las casetas. Una comunidad de tres días de duración que se formaba por si sola. En la piscina social, purificando nuestras almas con alcohol, gritando como posesos “ANTONIOOO”, que era nuestro vecino de caseta catalán, para que todo el monte bilbaíno acampado allí contestara otro desenfrenado “ANTONIOOO”, cantando con el típico vecino que lleva la guitarra… Lo de que fuéramos canarias nos dio juego para rato. Llegamos a ser desde andaluzas hasta sudamericanas, pero canarias poco. Aunque tuviéramos nombre, terminamos siendo Maria del Amor y Yareli, aludiendo a la pareja de canarias de Pekin Express.
La magia surgía por si sola y aún los escenarios no se habían puesto en marcha.

Ducha congelada mañanera, desayuno del Eroski y guagua hacia Bilbao centro era nuestra rutina, tras comer subíamos y vuelta a la fiesta pre-concierto. Me quedo con el Guggenheim, me enamoré de ese edificio, de lo que le rodea y lo que guarda dentro. Es puro ARTE.

¿La música? Ah, sí, la música. Grata sorpresa de Delorean y Capital Cities, no iban como cabezas de cartel pero sus conciertos fueron la caña. Lo de Alt-J fue de otro planeta, su música en directo vibraba como si quisiera poseer a cada uno de los que la estábamos escuchando. Así fue, cerrar los ojos entre la multitud, levantar las manos y dejarte llevar. 
De Muse solo puedo decir MUSE. ESPECTÁCULO. DIRECTO. MAGIA. ROMPERSE LOS TOBILLOS. PIES MOLIDOS. Cuenta la leyenda de que después de un concierto de Muse uno nunca se recupera y yo aún estoy en terapia. 

No podía haber celebrado mis 20 de una manera mejor que en el BBK. Bueno si, si me hubiera encontrado a uno de mis youtubers favoritos como Forfast y me sacara en el video (aunque sin hacer demasiado el ridículo). AH. AH. AH. ¡Que me pasaron ambas cosas!
(Un saludo de las dos chillonas del principio que les dejamos sin tímpanos)

Música, amistad, aventura, buen rollo y sorpresas. 


¿BBK LIVE 2016? Yo lo veo. 

martes, 26 de mayo de 2015

Camino ácido - Ángel Stanich

Hace un mes fui a un concierto a ver a un artista que nunca me imaginé que vería en directo: Ángel Stanich

Un amigo al que no veía desde hacía tiempo me avisó y decidimos ir. En realidad lo he visto bastante poco pero tenemos gustos musicales parecidos y pocos amigos que conocieran al tal Ángel Stanich. 

Quedamos un rato antes para llegar con tiempo cuando nos dimos cuenta de que Stanich estaba en la cafetería tomando algo. En la península es relativamente conocido pero aquí en Canarias... casi nada. Y allí estaba él, bebiéndose un cortado con su representante entre gente que comía papas locas y que no tenían ni idea que un cantante de semejante calidad, con esas pintas de barbudo desaliñado, compartía espacio con ellos. 

Nos acercamos a que me firmara el disco que había comprado el Fnac de Madrid en verano y hablé con él de que aquí era imposible conseguirlo, que no había llegado. Que ya era hora de que viniera a dar un concierto. Ah, y que para la próxima volviera con la banda.

A pesar de que en el concierto no tenía banda y era él solo con su guitarra, su armónica y sus ritmos hechos con los zapatos de tacón, era musicalmente increíble. 



Allí estuvo dos horas sudando, cantando, tocando y dándolo todo para los pocos que habíamos decidido oír su música en primera persona. Dos horas que para mi pasaron volando. Tocó todos sus temas en ascenso, empezando por Camino Ácido, creando un climax impresionante, pasando por mi favorita, El Outsider, y acabando en Metralleta Joe con el público en sus bolsillos. 

Angel Stanich entre el público. (Yo a su derecha dándolo todo)


Acústicos así merecen la pena



Sonia Nickichucknez

lunes, 4 de mayo de 2015

Imaginar el verano

Paso frío, cierro los ojos y ya no lo siento.

Me imagino el verano. 

En coche de un lado a otro, rozando el mar, el sol, la canción de frozen, LET IT GO, LET IT GO. Mis amigos. Días enteros en los charcos de El Rayo, buscando nuevas playas escondidas, perdiéndonos para encontrar acantilados en ruinas llenos de margaritas, lugares de pescadores.
 La vida en cholas, cine en la playa, vivir a base de pipas, cervezas y pizzas dulces de un euro. "Pernochar" en la ballena de Los Silos (o Buenavista para los que no tenemos ni idea), a las 9 de la mañana SUPERPLAYI otra vez. Si vamos a estar todo el día fuera de casa vivir con las ciruelas que nos dan todas nuestras madres. Solo hay ciruelas y quizás un tupper de sandía. 
Hacer una vaquita entre más de 5 personas para comprar una colchoneta individual, y rezar para que dure todo el verano. Los pies curtidos llenos de heridas de los cayados de la playa. Perder un bikini porque te tiras del muelle o porque no hay nadie mirándote en ese charco paradisiaco. 
La panza de burro de las 3 de la tarde. La mochila en la que llevabas libros llena de arena. Maletero del coche: bikini, toalla y cholas. CD guapo de reggaeton del chungo. Musiquita de El Vega. Bocadillo del tenderete.
Cara lavada y de noche ojos pintados, ropa de colores y estampados. Tiznados como tizones.

Whatsapp de última hora: "Tía, lleva crema que no tengo."


miércoles, 8 de abril de 2015

ORANGE OR YELLOW?

SPRING IS COMING



Suéter, Zara
Vaqueros, Zara
Banda del pelo, Zara
Zapatillas, Mango Kids
Gafas, RayBan Clubmaster 



martes, 17 de marzo de 2015

ESTRELLAS

ESTRELLAS


Miraba al cielo y, como si de la noche más romántica se tratara, la Luna y las estrellas brillaban más que nunca lo habían hecho en esta mohosa ciudad.

El olor era frío y mojado y los sonidos de fondo repelentes al oído.
Dos tipos chillándose palabras malsonantes, "maricona, hijo de puta", el ruido de las arcadas y el vómito cayendo sobre las aceras, el coche de la policía mirando cada uno de los bares. 

Y mientras yo con ellas, mirándolas una a una sin saber como al lado de La Luna continuaban siendo tan bellas.



"Apaga las luces del universo que voy a empezar a contarte los huesos
Y quiero que el cálculo sea imperfecto que siempre nos quede un error milimétrico.
Y claro que la astronomía de tu anatomía se basa en unir los lunares con líneas
parece mentira que el sol se ponga entre tus costillas.
Mirando al cielo le pido un deseo a tus piernas de fuego
esas que queman mis dedos cuando te quito hasta los miedos.
Vamos a hacer que se pare el tiempo en la constelación del asiento trasero,
mientras, se nubla el cielo el sistema solar ilumina tu pelo."

domingo, 8 de marzo de 2015

VIDAS DE MUJERES - 8 DE MARZO


La idea era que ninguna de ellas tenía miedo a nada.
La vida era demasiado corta para hacer preguntas, la cuestión estaba en la respuesta. 

Todas ellas empíricas y darwinistas de pura raza solo podían ver el mundo en demostraciones y probando cada una de las cosas que le brindaba el mundo, cada uno de sus placeres, de sus vicios.


¿Por qué temer lo que mismo las crea, lo que mismo las destruye? 

Cada una de ellas era un límite porque no había nada más allá que sus acciones y emociones.


miércoles, 11 de febrero de 2015

Entrevista a Andrés Novoa - XIX Festival Internacional del Cuento

Entre el gran movimiento que había en el XIX Festival Internacional del Cuento, que se celebra cada año en Los Silos, conseguimos un pequeño momento para hablar con Andrés Novoa, Doctor en Educación y profesor de pedagogía social de la ULL.

Nos centramos en su faceta como actor, narrador y amante de la literatura que ha participado durante los últimos quince años en este festival. Este año ha actuado en “Arteterror: Senderos inquietantes”, con el grupo TeatroSilos. El sendero comenzaba en el callejón Aregume, cada lugar tenía una historia contada por un narrador. tuvimos el placer de ver el espectáculo la noche anterior a la entrevista, con la luna llena iluminando el cielo que daba a cada relato las siluetas y sombras de los paisajes silenses.

Andrés Novoa llegó al kiosco de la plaza de Los Silos con prisa pero nos concedió un instante mientras tomábamos café. Nos rodeaba el ambiente de los alrededores, un ir y venir de adultos y niños que  estaban allí por una razón: los cuentos.
¿El ambiente es importante? “No necesariamente”. Novoa está convencido  de que a la hora de contar cuentos no es un factor totalmente imprescindible, las palabras pueden crear situaciones, incluso los silencios. Aunque debe admitir que elementos como el frío o la oscuridad pueden ayudar al público a construir en sus mentes la imagen que se busca. “Sobretodo porque el miedo está vinculado al peligro, a perder la vida o que nos suceda algo que no podamos controlar”.

Nos interesamos por los textos que representan, historias independientes que a su vez tienen un hilo conector. “Es un trabajo a cuatro manos entre Ernesto Rodríguez Abad y el menda lerenda”, nos dice Andrés coloquialmente mientras se lía un cigarrillo. “Nos planteamos una reflexión sobre qué es el miedo, nos centramos siempre en ese eje”. Pone el ejemplo de la historia del Loco de Eufrasio, una reflexión sobre el monstruo que todos llevamos dentro, una voz interna de la conciencia de las personas. “Si nos pusieran una cámara dentro las 24 horas del día nos veríamos como realmente somos y no somos tan agradables como parecemos”. Así, dice, se muestra al público que los monstruos los creamos, inventamos y volvemos invisibles pero pueden estar en cualquiera lado. Nos reafirma que las historias no se quedan en el miedo o en el simple susto sino que la intención es que vayan más allá, que el espectador cree una reflexión interna.

Uno de los temas más hablados durante el festival han sido las historias de terror para niños. ¿Pueden escucharlas a cualquier edad? “El problema no es que sea un cuento de miedo sino el tipo de conflicto que sean adecuados a la comprensión y violencia que influya al niño. Yo no soy partidario de censurar nada. Yo le cuento a los niños cuentos sobre la muerte, sobre la vida, condición humana y el amor, pero ajustando los conflictos a su entendimiento.” Para entender sus conflictos debe usar su intuición, entrar en la mentalidad de los niños y observar los conflictos que los rodean en el día a día. “Hay miedo en el bulling en los colegios, hay miedo en la marginación, en la oscuridad de sus habitaciones, en los trayectos que hacen solos… pero hay miedos en los adultos que los niños no van a comprender.”

Es cierto que a pesar del éxito que tiene el género del terror aún hay personas que lo ven como algo tabú o incluso macabro. ¿Cómo defendería Andrés Novoa el género? “Es curioso que el género de terror en la literatura sea un género de denuncia social. La literatura del XIX, por ejemplo, tenemos en mente a esos monstruos: Frankestein, Drácula… Son reflexiones que hacen sus autores sobre una sociedad capitalista que margina a la gente que es diferente.” Insiste en que el género del terror no es simplemente produce un efecto inmediato sino que nos permite pensar sobre como actuamos en el mundo y como hacemos sentir a los demás, mirarnos al espejo y preguntarnos que parte de nuestra vida están cerca del concepto de monstruo y así mejorar como personas. “Todos fuimos un monstruo en el colegio cuando nos señalaban como el feo, o el tonto, se reían de nuestras puntuaciones…” El terror tiene que ver con el maltrato de género, la violencia, los insultos, vejaciones e injusticias. Sin embargo, los problemas y las situaciones cambian con el tiempo y los monstruos crecen, evolucionan y surgen nuevos. “Yo tengo un referente actual, a parte de las películas REC que creo que han captado el concepto incluir lo cotidiano en el ambiente, que es la serie inglesa Black Mirror de la BBC. Trabaja con un miedo que tiene que ver con realidades: política desvinculada, los reality shows…” Para él el nuevo monstruo que refleja la sociedad actual es el zombie, que además está muy de moda con series como Dead Set o Walking dead. “...Y es entonces cuando aparecen miles de personas por la calle con el móvil sin mirarse a los ojos. Consumen como masas y se arrastran por las calles. Esos monstruos están haciendo una crítica social muy contundente a un sistema que nos convierte y nos utiliza como a ellos”, nos cuenta con total convencimiento clavando sus ojos casi amarillos.

Por último, le hemos preguntado sobre su faceta como actor. ¿Conoce también el miedo escénico? Por lo general es público es muy heterogéneo, y algunos espectadores crean muros en su imaginación que a veces son traspasables y otras veces muy sólidos. No obstante, no considera que lo suyo sea el miedo escénico. Su profesionalidad hace que tenga mucho respecto al público y antes de actuar necesita tener el cuerpo relajado y preparado. “No llegas a tener un miedo real porque no hay peligro. No es lo que pasaba en el teatro romano que si te equivocabas te cortaban la cabeza”, bromea. Luego, se vuelve a poner serio. “Lo que sientes es diferente: decepción, preocupación, pero miedo no.” Si no conecta con el público en alguna actuación intenta buscar soluciones para mejorar en la siguiente, es algo que sucede constantemente.


Termina su café y se queda comentando con nosotros y otros actores de su compañía detalles de la actuación que van a hacer por la noche. Cambios de ultima hora y nuevas propuestas para siempre seguir mejorando la actuación estrella del festival: las noches de terror.


Sonia Nickichucknez

viernes, 30 de enero de 2015

MI MONSTRUO Y YO

Estoy dentro de un monstruo y hay un monstruo dentro de mi. Normalmente nadie lo nota pero ahí está. Ni yo misma se muy bien si el monstruo es el o soy yo. La ventaja es que él también lo desconoce.

Jugamos a ser malos y ser buenos. Un tira y afloja que da abrazos y grita, que llora y ríe, que besa con los labios y con los puños, enseña su mejor sonrisa y los colmillos más afilados, da la mano y araña con sus garras.

Hemos crecido juntos, conoce cada parte de mi cuerpo. Sube hasta la coronilla, me susurra cosas al oído para que salgan por mi boca y desciende por la nuca camuflándose en la cerradura tatuada en mi piel. Clava sus uñas en mi huesuda clavícula para producir desesperación. Rueda por mi vientre hasta despertar los aleteos internos de los nervios dormidos del estómago. Pone peso en mis rodillas para que levantarme sea una odisea. Se convierte en mis pies para que me ponga en su lugar, para él ponerse en el mío y andar juntos. Derecha, izquierda, derecha, izquierda, derecha…


Sé que no me hace ningún bien, pero lo quiero. Lo quiero porque me quiero a mi misma. Y quien me quiera que me quiera con mi monstruo.

Sonia Nickichucknez