miércoles, 3 de febrero de 2016

Conversión de la memoria

Soy un elefante. No hace mucho que lo sé, en el espejo no se apreciaba bien, pero lo soy, soy un elefante. 

Al principio a nadie le gusta ser un elefante, pero luego se le coge el gustillo a esto. Una nunca se imagina que va a ser eso, en el agua todo es más fácil. Se trata de nadar y nadar sin buscar nada, sin pensar en nada. Pasaba por delante de sitios que hacía tres segundos que había visto pero me parecían nuevos, ya no los recordaba. Ser un pez era magnífico, lo descubrí cuando me di cuenta que era un elefante.

No veas la de peces que tiene una que beber para convertirse. Cada uno de esos peces con ojos distintos, con miradas diferentes, con aventuras igual de cortas que las que yo viví, con memorias de pez.
Pero un día me di cuenta que ese agua se vuelve sólida y que había bebido demasiados peces, era entonces yo, una memoria de elefante.


Sonia Nickichucknez


lunes, 26 de octubre de 2015

ES NIEVE

Llevo un mes en Polonia y podría contarles miles de experiencias que he vivido aquí.
Las fiestas, las visitas al cementerio judío, el Light Move Festival, el día de free hugs, las relaciones con la gente, la comida...
Pero quizás lo pueda dejar para otro día, porque...

He descubierto... LA NIEVE

Sí, quizás suena banal, muchos de ustedes habrán visto la nieve miles de veces y que nieve en sus ciudades será muy normal. Para mi no. 

Era 12 de octubre y me desperté para darme una ducha, no reparé en lo que estaba pasando al otro lado del ventanal de la habitación hasta que volví del baño. Estaba nevando, los copitos iban cayendo como si bailaran, finitosblancos

No voy a sobrevivir aquí, pensé. Pero lo cierto es que lo he hecho. No es una sensación agradable estar bajo la nieve mucho tiempo, sin embargo, mientras el resto se quejaba del frío yo lo veía como un espectáculo. Let it go, let it go... Si, como si fuera Elsa en Frozen. 

Nada que ver con lo típico del Teide (si nieva ese año, claro) de hacer un muñeco de nieve en el capó del coche y ver como se derrite a medida que te acercas a la playa.



Vaya, vaya. Aquí no hay playa. 

lunes, 5 de octubre de 2015

ERASMUS - Primera impresión

Como dije en mi post anterior, me he venido de Erasmus a Polonia a la ciudad de Lodz. Igual que las despedidas no son fáciles los nuevos comienzos tampoco lo son. 

Acostumbrada al pequeño caos de Canarias, cálido y relajado, he llegado aun caos totalmente diferente. Abrigos y bufanda nada más llegar y miles de papeles que aún no terminan. Tan diferente y arriesgado como para que en pocos días me haya quedado prendada de este país

Es cierto que no vivo entre lujos, más bien son residencias con condiciones bastante pobre pero se puede vivir. Porque qué más darán estas cuatro paredes si todo lo que quiero conocer anda fuera o simplemente no tiene muros. Por ahora las personas con las que me he cruzado van sin muros y eso es increíble. En sólo dos semanas he oído tantas opiniones diferentes, tanto sea porque piensan diferente, porque son de diferente lugar, de diferente religión o solo por hablar idiomas diferentes. 

En serio,
eso
es
flipante.

Tengo altas expectativas en este erasmus en todos los sentidos pero por lo pronto, he visto lo que quería ver. Novedades
Es cierto que Lodz no es la ciudad más bonita del mundo, que estoy muy lejos de casa, que hemos tenido que sobrevivir en habitaciones horrorosas, sin nevera, micro, sin platos, sin vasos... que hay que compartir mucho, entre cuatro exactamente pero también es cierto que nunca me habría imaginado que en tan poco tiempo pudiera encontrar algo que se pareciera a un hogar

Aquí cada día es una aventura, y lo mejor de todo es que sólo bajando a tomar una cerveza ves que no eres el único, que a tu alrededor hay miles de aventureros. 


Aún no echo de menos mi casa, pero si lees esto y estás cerca del mar, da un saludo de mi parte. 


jueves, 13 de agosto de 2015

BON VOYAGE!

Este curso comencé a ir a clase de francés. Es un idioma que siempre me gustó, de hecho en secundaria se me daba bastante bien aunque mi comportamiento poco excepcional solo me permitió una vez llegar al sobresaliente. 
Lo retomé a principio de curso, casi sin acordarme de nada pero con la ilusión de entenderlo como entiendo el inglés. Decirlo es fácil.

Marie, mi profesora, con ese nombre solo podía ser la típica francesa que te imaginas si digo "profe de francés". Rubia, ojos azules, cara dulce y camisa de rayas. Ella, su orgullo de ser de la Bretaña francesa y su simpatía me dieron ganas de esforzarme. Pero no solo eso, Marie, en esa pequeña clase de la facultad de económicas, hizo magia.

Antes de las vacaciones de navidad aprendimos a decir nuestros sueños, deseos. Así que el último día de clase nos preguntó uno por uno que cual era nuestro deseo para el 2015. Lo apuntaba en un papel y lo doblaba muy pequeñito. No sé si los sueños de mis compañeros se habrán cumplido como tampoco sé como el mío llego a hacerse realidad.

Mi deseo fue "VOYAGE", viajar.

VIAJAR. Y a partir de enero de 2015 el deseo se puso en marcha.
En febrero fui a los Indianos, los carnavales bañados por polvos talco de la isla de La Palma. En marzo a Southampton, Inglaterra. En mayo como finalista de Ruta7 a Gran Canaria
Por aquel tiempo me llego una noticia sorpresa. Me habían dado la beca erasmus que había pedido en secreto para ir en Septiembre a estudiar a Lodz, PoloniaTras la noticia quería aprovechar el verano así que después de los meses de estudios y exámenes tenía que celebrar los 20 por lo alto. De festival a BBK live de Bilbao y luego viaje de amigas, sol y playa a la maravillosa isla de Lanzarote
Agosto me ha puesto frenos, y entre tormenta y tormenta de verano todo son preparativos para hacer el viaje más largo que he hecho. El sexto viaje del año, seis horas de vuelo, para quedarme seis meses. 666. Fuera mensaje subliminal. 

Y de Polonia... a dónde sea capaz de llegar. 
El destino es lo de menos porque como decía Nicolás Bouvier: "Uno cree que va a hacer un viaje pero enseguida se da cuenta de que es el viaje el que lo hace a él"

Abróchense los cinturones


MERCI MARIE

viernes, 7 de agosto de 2015

Canarias en el BBK LIVE 2015

La musica une.

Y tanto que une. Lo descubrí este verano en el BBK Live 2015, el primer festival de música con camping al que he ido con una amiga. Allí estábamos, en el camping de Kobetamendi, dos canarias recién llegadas a Bilbao y algo perdidas junto a cerca de 3000 personas de todos los puntos de España y de Europa.

La amistad surgía a la fuerza, solo nos separaban las fibras de las casetas. Una comunidad de tres días de duración que se formaba por si sola. En la piscina social, purificando nuestras almas con alcohol, gritando como posesos “ANTONIOOO”, que era nuestro vecino de caseta catalán, para que todo el monte bilbaíno acampado allí contestara otro desenfrenado “ANTONIOOO”, cantando con el típico vecino que lleva la guitarra… Lo de que fuéramos canarias nos dio juego para rato. Llegamos a ser desde andaluzas hasta sudamericanas, pero canarias poco. Aunque tuviéramos nombre, terminamos siendo Maria del Amor y Yareli, aludiendo a la pareja de canarias de Pekin Express.
La magia surgía por si sola y aún los escenarios no se habían puesto en marcha.

Ducha congelada mañanera, desayuno del Eroski y guagua hacia Bilbao centro era nuestra rutina, tras comer subíamos y vuelta a la fiesta pre-concierto. Me quedo con el Guggenheim, me enamoré de ese edificio, de lo que le rodea y lo que guarda dentro. Es puro ARTE.

¿La música? Ah, sí, la música. Grata sorpresa de Delorean y Capital Cities, no iban como cabezas de cartel pero sus conciertos fueron la caña. Lo de Alt-J fue de otro planeta, su música en directo vibraba como si quisiera poseer a cada uno de los que la estábamos escuchando. Así fue, cerrar los ojos entre la multitud, levantar las manos y dejarte llevar. 
De Muse solo puedo decir MUSE. ESPECTÁCULO. DIRECTO. MAGIA. ROMPERSE LOS TOBILLOS. PIES MOLIDOS. Cuenta la leyenda de que después de un concierto de Muse uno nunca se recupera y yo aún estoy en terapia. 

No podía haber celebrado mis 20 de una manera mejor que en el BBK. Bueno si, si me hubiera encontrado a uno de mis youtubers favoritos como Forfast y me sacara en el video (aunque sin hacer demasiado el ridículo). AH. AH. AH. ¡Que me pasaron ambas cosas!
(Un saludo de las dos chillonas del principio que les dejamos sin tímpanos)

Música, amistad, aventura, buen rollo y sorpresas. 


¿BBK LIVE 2016? Yo lo veo. 

martes, 26 de mayo de 2015

Camino ácido - Ángel Stanich

Hace un mes fui a un concierto a ver a un artista que nunca me imaginé que vería en directo: Ángel Stanich

Un amigo al que no veía desde hacía tiempo me avisó y decidimos ir. En realidad lo he visto bastante poco pero tenemos gustos musicales parecidos y pocos amigos que conocieran al tal Ángel Stanich. 

Quedamos un rato antes para llegar con tiempo cuando nos dimos cuenta de que Stanich estaba en la cafetería tomando algo. En la península es relativamente conocido pero aquí en Canarias... casi nada. Y allí estaba él, bebiéndose un cortado con su representante entre gente que comía papas locas y que no tenían ni idea que un cantante de semejante calidad, con esas pintas de barbudo desaliñado, compartía espacio con ellos. 

Nos acercamos a que me firmara el disco que había comprado el Fnac de Madrid en verano y hablé con él de que aquí era imposible conseguirlo, que no había llegado. Que ya era hora de que viniera a dar un concierto. Ah, y que para la próxima volviera con la banda.

A pesar de que en el concierto no tenía banda y era él solo con su guitarra, su armónica y sus ritmos hechos con los zapatos de tacón, era musicalmente increíble. 



Allí estuvo dos horas sudando, cantando, tocando y dándolo todo para los pocos que habíamos decidido oír su música en primera persona. Dos horas que para mi pasaron volando. Tocó todos sus temas en ascenso, empezando por Camino Ácido, creando un climax impresionante, pasando por mi favorita, El Outsider, y acabando en Metralleta Joe con el público en sus bolsillos. 

Angel Stanich entre el público. (Yo a su derecha dándolo todo)


Acústicos así merecen la pena



Sonia Nickichucknez

lunes, 4 de mayo de 2015

Imaginar el verano

Paso frío, cierro los ojos y ya no lo siento.

Me imagino el verano. 

En coche de un lado a otro, rozando el mar, el sol, la canción de frozen, LET IT GO, LET IT GO. Mis amigos. Días enteros en los charcos de El Rayo, buscando nuevas playas escondidas, perdiéndonos para encontrar acantilados en ruinas llenos de margaritas, lugares de pescadores.
 La vida en cholas, cine en la playa, vivir a base de pipas, cervezas y pizzas dulces de un euro. "Pernochar" en la ballena de Los Silos (o Buenavista para los que no tenemos ni idea), a las 9 de la mañana SUPERPLAYI otra vez. Si vamos a estar todo el día fuera de casa vivir con las ciruelas que nos dan todas nuestras madres. Solo hay ciruelas y quizás un tupper de sandía. 
Hacer una vaquita entre más de 5 personas para comprar una colchoneta individual, y rezar para que dure todo el verano. Los pies curtidos llenos de heridas de los cayados de la playa. Perder un bikini porque te tiras del muelle o porque no hay nadie mirándote en ese charco paradisiaco. 
La panza de burro de las 3 de la tarde. La mochila en la que llevabas libros llena de arena. Maletero del coche: bikini, toalla y cholas. CD guapo de reggaeton del chungo. Musiquita de El Vega. Bocadillo del tenderete.
Cara lavada y de noche ojos pintados, ropa de colores y estampados. Tiznados como tizones.

Whatsapp de última hora: "Tía, lleva crema que no tengo."

Sonia Nickichucknez

miércoles, 8 de abril de 2015

ORANGE OR YELLOW?

SPRING IS COMING



Suéter, Zara
Vaqueros, Zara
Banda del pelo, Zara
Zapatillas, Mango Kids
Gafas, RayBan Clubmaster 



martes, 17 de marzo de 2015

ESTRELLAS

ESTRELLAS


Miraba al cielo y, como si de la noche más romántica se tratara, la Luna y las estrellas brillaban más que nunca lo habían hecho en esta mohosa ciudad.

El olor era frío y mojado y los sonidos de fondo repelentes al oído.
Dos tipos chillándose palabras malsonantes, "maricona, hijo de puta", el ruido de las arcadas y el vómito cayendo sobre las aceras, el coche de la policía mirando cada uno de los bares. 

Y mientras yo con ellas, mirándolas una a una sin saber como al lado de La Luna continuaban siendo tan bellas.



"Apaga las luces del universo que voy a empezar a contarte los huesos
Y quiero que el cálculo sea imperfecto que siempre nos quede un error milimétrico.
Y claro que la astronomía de tu anatomía se basa en unir los lunares con líneas
parece mentira que el sol se ponga entre tus costillas.
Mirando al cielo le pido un deseo a tus piernas de fuego
esas que queman mis dedos cuando te quito hasta los miedos.
Vamos a hacer que se pare el tiempo en la constelación del asiento trasero,
mientras, se nubla el cielo el sistema solar ilumina tu pelo."